Abrillantado cristalizado suelos

El abrillantado o cristalizado es apropiado para mantener limpios y brillantes los mosaicos hidráulicos o romanos, los terrazos y los mármoles. No resbala, y da un acabado elegante, a la vez que proporcionan la impresión visual de que el suelo está mojado. Se consigue en un  proceso en el que intervienen tres componentes esenciales: el decapante, que limpia y da una base de brillo, los selladores, que igualan la base del primero y facilitan la tarea del tercer componente que es el cristalizador en cuestión que da el acabado. El mantenimiento es mínimo pues se utiliza la mopa, la escoba un aspirador para el polvo y se friega con agua y una pequeña cantidad de jabón, conviene recordar utilizar solo un pequeño tapón como dosificador para este, y llenar al máximo el cubo de agua.  Es contraproducente utilizar agua caliente para limpiar un pavimento vitrificado. En nada afectará a la piedra, a la baldosa en sí, pero si puede disolver la sal vitrificada que sella el poro de la piedra. El principal componente de los cristalizadores es el fluorosilicato de magnesio, un fluor de sílices de magnesio que disuelto en agua penetra en el poro del suelo de piedra pulida cristalizándose en ella y reforzando a esta. La duración del cristalizado depende de varios factores. Desde el tipo de material del embaldosado al tránsito, número de personas y concentración del tránsito por puntos para el desgaste localizado y los productos utilizados en la limpieza, así como la perioricidad y el detalle de la misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s